Sobre lo de Nacho

Hace días, el partido PJ anunció en sus redes que el cantautor venezolano Nacho, ofrecería un discurso en la sesión especial del 12 de febrero de 2016 con motivo de la conmemoración, un año más, del día de la juventud.
Dicho anuncio, generó en la redes sociales opiniones encontradas. Unos a favor, alegando que Nacho (del cual no tengo nada malo que decir) era, probablemente una figura icónica para la juventud venezolana (aunque ya no tan joven) y que su mensaje captaría la atención de muchos. Otras en contra, y según leí, se argüía que Nacho no era el “merecedor” para tan alto honor.
Estuve esperando a la expectativa, pues de esa intervención podía salir cualquier cosa. Podía ser mala, así como también buena.
En este momento, puedo decir que me gustó mucho oír lo que oí. Pero sobre todo me gustó más la espontaneidad que uso Nacho para dirigirse, en un día como hoy, a los jóvenes venezolanos. Habló desde el respeto aunque sin complacencias hacia el sector oficial. Habló con crudeza, y le dijo a Maduro lo que otros desde la arena política ya le han dicho, pero lo dijo Nacho, probablemente una persona con la que muchos, pero muchos jóvenes se sienten identificados y, que si no lo vieron, saldrán disparados a verlo, lógicamente para sentirse identificados con tantas palabras que ya han dicho los políticos, pero que no suelen tener el arraigo y la simpatía que generan “ídolos” (¿Por qué no?) de la cultura pop venezolana.
Sobre el nivel del discurso, sobre la profundidad de sus ideas, sólo debo decir que fue bueno y apropiado. No buscaba en Nacho erudición. Encontré en él a un buen comunicador que con profundo nerviosismo por la responsabilidad que su mensaje implicaba, salió airoso y muy bien parado esta vez, como muchas veces en la arena del canto.
Recuerden algo: palabras infames hemos oído en la Asamblea Nacional, y sus ejemplos más ignominiosos, los encarnan el anterior presidente de la Asamblea Nacional, como corolario a la estulticia, la diputada Blanca Eckhout con una sempiterna gritadera proveniente de las vísceras más que de la razón, el diputado Pedro Carreño con una grosera forma de ser, de actuar y de hablar; la diputada Nancy Ascencio confundiendo el hemiciclo con un ring de boxeo.
No seamos más papistas que el Papa. El mensaje era para los jóvenes y estuvo bueno. Nacho superó con creces, no a intelectuales formados y preparados (de los cuáles no tengo duda de que existan, jóvenes y muy buenos). Nacho superó con creces a la gente que humilló la anterior Asamblea: habló y firme. Recordemos: le habló a los jóvenes, no le habló a eruditos pues éstos ya saben de sobra lo que el país vive y tienen su radio de acción, bastante valioso e igualmente necesario.
A conciencia, el pana lo hizo bastante bien.cbb-oz3xeaadchs.520.360
Publicado en Asamblea Nacional, juventud, Opinión, Política, Venezuela | 1 Comentario

Espacios públicos y ciudadanía: ejercicio de democracia

Jornada de bailoterapia, Domingo 31 de agosto de 2014

Jornada de bailoterapia, Domingo 31 de agosto de 2014

A lo largo de los siglos, la democracia como sistema, ha sido definida de muchas formas. Según la época, según sus procedimientos, o sus fines, cada autor ha dado una pincelada al sistema de gobierno en el que hoy vive buena parte de los ciudadanos del planeta Tierra. Sin embargo, cabe acotar que el ejercicio de la democracia en el siglo XXI, ha cambiado de forma diametralmente opuesta a como la concibieron las antiguas polis griegas.  El caso venezolano no escapa a esta afirmación, y hoy día, lo que para muchos autores y expertos en la materia, significa una merma considerable en la forma, procedimientos y esencia de nuestra democracia, con todo un abanico de argumentos que, vale decir, en su mayoría válidos, también cabría la posibilidad de afirmar que la democracia nuestra, se niega a fenecer.

 En esta oportunidad, me dedicaré a escribir sobre los espacios públicos en nuestra capital, para referirme específicamente al cierre matutino de la Avenida Teherán, cuyo trayecto desde la Universidad Católica Andrés Bello hasta la populosa Redoma de La India es dedicado  todos los domingos  desde las 7 de la mañana, hasta las 12 del mediodía  para actividades deportivas, recreativas y de esparcimiento de las comunidades colindantes.

Buscando en la red formas para darle documentación a este escrito, encontré en el portal de Últimas Noticias (http://www.tuzonacaracas.com/municipio/libertador/noticias/el-oeste-gana-mas-espacios-para-la-recreacion-en-familia), una nota de prensa en la que pude observar algunos detalles sobre quiénes impulsaron la iniciativa. También intenté, escudriñar en información oficial proveniente del ministerio y aun cuando ingresé en su portal, no encontré más detalles sobre dicho programa. Cosa que sugiero al ministerio del Deporte hacer mayor alegoría del programa para que mayor cantidad de ciudadanos puedan sumarse.

En  aquella época, bajo la conducción  de Héctor Rodríguez se inició el programa. Una política pública llamada Zona activa que intenta, y creo que con relativo éxito, hacer que la ciudadanía se apropie de sus espacios, de sus calles y avenidas con el objetivo fundamental de realizar actividades de esparcimiento para mejorar su calidad de vida, teniendo toda la mañana del domingo para dedicar a su familia,  a las mascotas, a las bicicletas, a correr  por las faldas de la montaña, a andar en patines y en patinetas.

Creo pertinente hacer un enlace con lo planteado hasta ahora, con la democracia. En democracia, el ciudadano se apropia de sus espacios, exige de las autoridades la creación de nuevos espacios óptimos para fines recreativos y deportivos y por tal razón,  la ciudad de Caracas tiene contadas iniciativas para ello: la conocida Avenida Boyacá también es cerrada los domingos para actividades de esparcimiento. El Waraira Repano, acoge también, a miles de personas que lo visitan con fines deportivos y recreativos, se encuentran además, El parque de Los Caobos, que bordea para rematar en el área de los museos, el emblemático y conocido por todos como Parque del Este. No obstante, las comunidades de La Vega, El Paraiso, Montalbán, Antímano, Carapita, Cota 905, y hasta San Martín, prácticamente carecían de un emplazamiento en el que dedicarse al esparcimiento.

Ante los niveles tan escandalosos de inseguridad ciudadana, los caraqueños han optado por opciones “más seguras” en espacios cerrados como centros comerciales para dedicarse no sólo al esparcimiento sino a sus quehaceres habituales tales como el pago de servicios, diligencias bancarias, entre otros. Por tal motivo, directa o indirectamente, las autoridades de forma solapada han intentado la configuración de espacios activos para la recreación.

El cierre de la Avenida Teherán en el oeste de la ciudad es muy positivo. Puede verse el intento de la autoridad ministerial de hacer que el ciudadano goce parte de su ciudad, la disfrute, se adueñe de ella y no le sea ajena. En las instalaciones del Instituto Nacional de Deporte se organizan diversas actividades deportivas para todo tipo de público, así como actividades médicas para monitorear la salud de las personas que acudimos frecuentemente al recorrido. Se cierran las calles aledañas, salvo alguna clínica establecida en dicha avenida y algunas comunidades cercanas que quedarían encerradas si les trancaran la calle.

Puede ver cómo positivamente, vecinos de La Vega, Carapita, Antímano y Montalbán, fundamentalmente,  convergen y comparten un espacio común. En una ocasión, bordeando el complejo residencial Juan Pablo II, un grupo de personas escribían bonitos mensajes con tiza en el pavimento de la calle, en alusión a la no violencia. También los habituales vendedores que bajan desde sus casas a “matar un tigrito”. Pero, fundamentalmente lo que usted puede ver, es gente, ejerciendo democracia.

Sin embargo, toda política pública exitosa debe siempre y necesariamente revisarse para evaluarse y replantearse de acuerdo con la dinámica social en la que ésta se aplica. Para ello, es de vital importancia la incorporación de los ciudadanos organizados en redes que miren con lupa hacia los entes gubernamentales que han diseñado la política. Aquí es donde entra la afirmación hecha más arriba en la que sostengo, que a mi juicio, Zona activa, tiene relativo éxito, puesto que una política pública como ésta, se diseña en tanto que en cuanto, los espacios recreacionales tradicionales como: parques, gimnasios, velódromos, canchas, no son suficientes. O peor, no están lo suficientemente protegidos por las autoridades para que las personas puedan sentir tranquilidad. En Caracas, hay un poco de todo: la ciudad en buena medida está mal planificada, ha crecido desmesuradamente y prácticamente se han agotado los espacios. Sumado a eso, encontramos la precariedad de los servicios públicos. Revise por la calle, cuántas canchas deportivas de la ciudad capitalina, se encuentran en óptimas condiciones para el disfrute ciudadano y se sorprenderá negativamente. De ahí que la creación de estos espacios es importante, aunque también a mi juicio, debe ser temporal, en tanto que se aplican medidas estructurales que, de la mano con la gente, puedan ser sostenibles en el tiempo.

La apropiación de los espacios para arrebatárselos al hampa es vital para reducir los índices de criminalidad. Pero todos sabemos que no es la única forma de lograrlo. No pretendo entrar en el tema de la inseguridad en el país pero no perder estos espacios de convivencia ciudadana es vital, por una parte,  para ejercer, nuestra débil democracia, y por la otra, para contribuir como ciudadanos, así sea un poco en disminuir los índices de violencia, amén del posible impacto ambiental.

@dpariata

Publicado en Ciudadania, Educación | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

19 de abril de 1810: ¡Qué viva el Rey!

Imagen

 

Mucho se ha escrito en la Historia de Venezuela en torno al 19 de abril de 1810 como fecha insigne para la nacionalidad venezolana. Mi pretensión no es, ni mucho menos, llegar siquiera a escribir aquí, algo que llegue a la talla de historiadores venezolanos de destacada trayectoria, con lo cual estaría, al menos desde mi punto de vista, en una usurpación de sus bien ocupados roles en la sociedad. Pero sí, evidentemente al escribir acá, y sobre esta fecha, tengo una intención: una intención que como venezolano y profesor de historia de bachillerato, deseo comunicar a mis apreciados lectores. Se trata básicamente de exponer mis reflexiones personales (que son producto de lo que he leído de otros y no de investigaciones mías, ni mucho menos). Esas reflexiones pasan por la revisión de mi formación académica, que considero debe ser continua y constante en todo profesor de historia, y en líneas generales, en todo profesor que pretenda ejercer bien sus funciones para con quiénes le atienden (o no) en un aula de clases.

Imagen

(Fernando VII, rey de España entre 1808-1833)

Luego de revisar algunas visiones en torno al 19 de abril de 1810, obtengo una idea principal, plasmada en el título de este post “19 de abril de 1810: ¡Qué viva el Rey! como la demostración más fehaciente de que tan emblemática fecha estuvo signada por el elemento fundamental de adhesión y respaldo categórico (en grados variables por supuesto),  de buena parte de la sociedad, hacia Fernando VII, el Deseado, tal como se le llamó en su momento. La Historia oficial,  ha querido plasmar en discursos, actos oficiales y conmemorativos desde hace mucho tiempo, la idea de que el 19 de abril de 1810 representa para Venezuela la independencia. Veamos lo que al respecto, el historiador Edgardo Mondolfi dijo cuando fue entrevistado por la periodista Maye Primera en La República alucinada: conversaciones sobre nuestra independencia. Designaré a la periodista las iniciales MP y al entrevistado EM

MP: El 19 de abril de 1810 el Cabildo de Caracas se rebela contra Francia, que en aquel momento estaba “usurpando” el trono de España luego de que Carlos IV abdicara a favor de su hijo, Fernando VII, y éste cediera el poder a los franceses. Pero luego, vista la declaración del 5 de julio de 1811, la historia oficial de Venezuela asume que la rebelión e instalación de la Junta Suprema a favor de los intereses de Fernando VII no era más que una excusa para declarar luego la independencia. ¿Esto es del todo cierto? EM: Difiero muchísimo de esa forma de entender lo ocurrido en el año diez. Lo que se vio en 1810 fueron expresiones de una fidelidad en grado variable de quienes integraron la junta y el golpe autonomista del 19 de abril. En ningún papel de los que he revisado hasta ahora he podido atisbar la posibilidad de que el pronunciamiento en defensa de los derechos del rey fuese claramente un artilugio que comportara otra agenda (…) Un ejemplo de esto es el caso de Juan Germán Roscio, quien no solamente es uno de los grandes cerebros del 19 de abril, sino que además es quien redacta el Acta de la Independencia un año más tarde. Las expresiones de fidelidad de Roscio eran auténticas, como se puede testimoniar en su correspondencia, sobre todo a las autoridades británicas en las Antillas insistiendo en que el 19 de abril no era una ruptura con la península.

Imagen (Juan Germán Roscio, diputado del congreso instalado en Caracas el 2 de marzo de 1811 y redactor del acta del 5 de julio de 1811)

De esta forma, y además agregándole un elemento más interesante, la historia oficial ha preconizado el carácter independentista del 19 de abril, pero además, también lo ha enmarcado en un proceso que en los últimos años se ha denominado “cívico-militar”. La visión al respecto por los historiadores es que esta fecha, tiene un protagonismo civil preponderante. La profesora Carol Leal Curiel, investigadora del Instituto de Investigaciones Históricas Bolivarium de la Universidad Simón Bolívar, afirma en su escrito La primera revolución de Caracas (1810-1812): juntismo, elecciones e independencia absoluta, dictado para el tercer diplomado de Historia Contemporánea de Venezuela avalado por la Fundación Rómulo Betancourt y el Instituto Pedagógico de Caracas que (…) considero crucial para la formación de la conciencia histórica nacional (tomo prestada la expresión del profesor Carrera Damas), la necesidad de rescatar nuestra tradicióm de pensamiento cívico (tanto político como literario) que hizo posible la construcción de la república si en efecto queremos recuperar el sentido mismo de república y de una cultura de lo público moderna. 

Sobre lo que ocurrió en esa fecha tiene a buena parte de la historiografía en acuerdo: las intenciones de los criollos en el año diez, eran abrograse para sí, la soberanía que, otrora ocupó Carlos IV, recordando que en este tiempo, Fernando VII, no llegó a ocupar el cargo más que para volver a renunciar, sin embargo, por quien clamaron fue por este último.

Los acontecimientos posteriores generaron la suspicacia, al menos de Manuel Caballero (en adelante MC) quien, entrevistado por Maye Primera en el trabajo antes mencionado, responde lo siguiente

MP:  ¿Por qué se establece el 19 de abril de 1810 como la fecha que nació la independencia, cuando lo que ocurrió ese día fue la reacción de Caracas contra las fuerzas napoleónicas que estaban en España? ¿Por qué la historiografía oficial escogió esa fecha y no otra? MC: El 19 de abril es un acontecimiento bastante confuso. Tanto así que Arístides Rojas, por ejemplo, lo calificó de día español por excelencia. Si en esa lucha que se inició el 19 de abril hubiese triunfado la monarquía en lugar de triunfar la República, ese sería celebrado como el día inicial de la monarquía. Porque lo que se hizo fue constituir una Junta Conservadora de los derechos del rey Fernando VII. Curiosamente, se trataba de los derechos de un rey que no había reinado nunca, un rey que no existía. La celeridad con que se producen los sucesos que llevarán al 5 de julio de 1811, el cambio de visión y de actitud de los sectores dirigentes del 19 de abril de 1810, que los lleva a declarar no solamente la Independencia sino la república en 1811, puede indicar que la fidelidad a la Corona no era tan firme como se pensaba.

En esta visión de tan fascinante día, hay algunas expresiones dignas de mención: en primer lugar, tomar en en consideración la confusión que representó para Arístides Rojas tal fecha en tanto que en cuento esa confusión pueda derivarse de las distintas posturas, de los distintos procesos, de lo que ocuriía acá en Caracas y, evidentemente, de lo que ocurría en España desde al menos 1808. En segundo lugar y, tomando en cuenta que ya he afirmado tener una postura sobre lo sucedido, y además, que los historiadores están más o menos de acuerdo en que la fecha es fundamentalmente “fernandina” (tomando prestada la expresión de la profesora Carol Leal Curiel), pero que no deja de ser interesante lo planteado aquí por Manuel Caballero, quien al parecer, está en desacuerdo con el “supuesto” apoyo de los criollos a Fernando VII, por la celeridad con la que implosionaron los acontecimientos entre la fecha del apoyo y la fecha de la declaración de la independencia absoluta.

Imagen (Arístides Rojas, 1826-1924)

Yo, personalmente que he leído el acta (con un alto grado de miopía histórica, cabe destacar) me inclino a pensar que el apoyo de los criollos al monarca fue genuino. Teniendo en cuenta, además, un montón de factores provenientes de la Caracas de inicios del siglo XIX: una Caracas que describe la profesora Lucia Raynero en su biografía de Juan Vicente González de la siguiente forma

Al despuntar el siglo XIX caracas albergaba tan solo unos 40.000 habitantes. Poseía ocho templos, cinco conventos y una sala de espectáculos, especie de teatro abierto, que podía contener de 1500 a 1800 personas. Según el barón de Humboldt, sus calles eran anchas, bien alineadas y seguían el patrón de todas las ciudades fundadas por los españoles en América. Rodeada de mucha vegetación y dueña de una temperatura fresca durante todo el año, la ciudad era un lugar muy agradable para la vida cotidiana de sus pobladores (…) este espacio bucólico dominado por sus pocos habitantes que vivían una existencia pacífica, próspera y ordenada y ordenada, pronto se vio afectado por dos terremotos de gran intensidad: el político, primero y el telúrico, después.

No se veían razones estructurales como para que los blancos criollos en este momento, 19 de abril de 1810, no crearan esta Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII, y como afirmó Edgardo Mondolfi, entrevistado por Maye Primera, no habían otras agendas. Para él, los blancos criollos tenían muchísimos cuestionamientos al imperio español, pero formando parte integrante del mismo imperio español quién recientemente y por coyunturas internas, les había otorgado en 1809, un nuevo estatus como partes integrantes de la corona.

De tal manera que al revisar esta fecha se pudiera estar de acuerdo (con argumentación de base) en la postura de Edgardo Mondolfi o de Manuel Caballero o de la profesora Carol Leal, pero debe tenerse especial cuidado con interpretaciones pseudohistóricas, provenientes de cierta, pero reciente historia oficial, empeñada en enarbolar nuevas banderas ideológicas que enturbian el proceso de compresión de la historia de nuestro país.

dpariata@gmail.com

@dpariata

 

Publicado en Educación, Historia | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

“Con transparencia total: privada”

Imagen

¡Sí. En Venezuela hay un golpe de Estado en marcha! No tengo la menor duda de quien lo dirige es el régimen de Nicolás Maduro Moros. Sus acólitos y esbirros más emblemáticos lo secundan en la no tan sencilla faena, apoyados por la Guardia Nacional Bolivariana y por grupos irregulares. En el ínterin, buena parte de la sociedad venezolana resiste estoica, y no tan estoicamente ante tales embates y acciones brutales que el régimen les propina. Ha pasado más de un mes. En esta entrega me propongo escribirle a mis lectores sobre los acontecimientos que se suscitaron en la sesión de la Organización de Estados Americanos, que lejos de ayudar a los venezolanos, piensen como piensen, incentiva mucho más la Torre de Babel que llevamos a cuestas.

Imagen

Hoy en la sede de la OEA se llevó a cabo uno de los actos más suspicaces de la comisión permanente que hace vida en el recinto: la votación sobre cuál era el método más apropiado para discutir la situación que atraviesa Venezuela. La gran sorpresa (o no tanto) sostuvo que la decisión, 22 en contra de 11, fue discutir el caso venezolano a puertas cerradas.

Mal puede llamarse una organización “democrática” cuando “democráticamente” decide darle la espalda a la democracia. Los 22 embajadores de la “democracia” decidieron apuntalar hoy con su “voto” el camino para edificar mayor violencia y menor entendimiento en el país, pues los venezolanos no nos enteramos qué se dijo ahí, siendo los más interesados. En número de 22, incluyendo la dolorosa participación de la representante venezolana, quien por cierto pasó a la historia no por votar democráticamente que fuese en privado, sino por la forma burlesca, canalla e irónicamente poco apropiada en que lo hizo, desataron en Venezuela un estado de orfandad internacional.

En un día tan importante como hoy, surtieron efecto las dádivas que durante muchos años (más de los que quisiera admitir, por lo vergonzoso) hizo el fallecido presidente Hugo Chávez. Con un barril de petróleo por encima de 100$ pudo comprar voluntades, o tener amigos que le respaldarían incansablemente en decisiones de interés. La degeneración de los lobbys que esperan por un cheque a cambio de un voto, hoy llegó a su punto de efervescencia, mediocridad y aberración. Maria Corina Machado, tenía la intención de denunciar abusos importantes que el régimen venezolano comete desde hace un mes (realmente son más de los que quisiera admitir puesto que, una vez más, es muy vergonzoso) en contra de la población que se mantiene manifestando. Y eso, la OEA debió discutirlo públicamente, sin miramientos y sin medias tintas.

El organismo decidió hoy acentuar la crisis de Venezuela, fortaleciendo así, la intención de buena parte del país en seguir protestando en la calle. Unos pacíficamente, otros no tanto. Hoy la embajadora venezolana con su “con transparencia total: privada” exacerbó el golpe de Estado en Venezuela. Se tumbaron dos gobiernos locales democráticamente electos, con todas las violaciones al debido proceso, el Consejo Nacional Electoral, impávido, montó su cronograma electoral, se condenó a prisión a uno de los alcaldes por desacato y la presidenta recién reestrenada de Chile hace días argumentaba en una lógica estúpida que no se podía derrocar un gobierno democráticamente electo. ¿Acaso fue que nos enseñaron que democracia significa solo votar? ¿vale esa intelectual opinión de la presidenta Bachelet  para los gobiernos locales?

América Latina, o buena parte de ella se ha portado muy mal con Venezuela pues como diríamos acá en el coloquio popular… Chávez pagó la vacuna, y al hacerlo, hoy se decidió que la discusión del caso Venezuela fuera

 Imagen

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Juventud, participación, educación y democracia

Imagen

En esta entrega me propongo indagar sobre uno de los pilares fundamentales de la sociedad venezolana: nuestra juventud. Pero no sólo eso, intentaré combinar la juventud con tres aspectos relevantes en un país como el que actualmente es Venezuela. Se tratan nada más y nada menos que la participación, la educación y la democracia. En mi intento de análisis, trataré de convencer a mis pocos, pero valiosos lectores que los jóvenes estudiantes tienen uno de los retos más interesantes de nuestra historia: ser jóvenes en un país como el nuestro, participar en todo ámbito, sin olvidar, evidentemente, la sociedad en la que vive, educarse en una sociedad como la nuestra y ser garantes y copartícipes de la democracia y de su futuro, también en un país como este. Mi tesis gira en torno a la idea de que los jóvenes venezolanos representan el agua cristalina más límpida que tenemos y ensuciar ese líquido puede costarnos muy caro en el futuro. Por ello es imperativo que se proteste con energía, pero que sin embargo, se estudie con tesón.

Imagen

En el trabajo Educación para transformar el país, coordinado por el sacerdote jesuita Luis Ugalde, exrector de la Universidad Católica Andrés Bello, hay un ensayo muy bien documentado. Su autor, el profesor Eduardo García Peña, lo titula Una propuesta educativa para los más jóvenes. Plantea cifras reveladoras inherentes a la acción participativa de los jóvenes venezolanos en escenarios más complejos al de la vida familiar. Los números arrojados, son más que estremecedores.

En el informe de la Corporación Latinibarómetro 2010, ante la pregunta “¿Diría usted que el Estado puede resolver todos los problemas?”, 46% de los venezolanos encuestados respondieron afirmativamente, siendo el porcentaje más alto de la región, superando con creces el promedio global de 17% (…) Los venezolanos también opinaron que el poder en el país está principalmente en manos del gobierno y 85% afirmó que éste posee suficientes recursos para resolver todos los problemas. (Corporación Latinibarómetro, 2010:82)

Imagen

¿Qué hacer con estas cifras que develaron los venezolanos? ¿Son del siglo XVI, XVII, XVIII ó XIX? ¿Son democráticamente  aceptables? La respuesta más acertada, al menos desde mi punto de vista (soy educador de convicción, profesión y oficio) es la educación, aquella que transforma seres humanos para toda la vida, que es motor de los saberes del mundo y garante de la memoria de la humanidad, que nos lleva al progreso y a lo verdaderamente revolucionario: la solidaridad con el otro. El maestro Prieto Figueroa dijo

En una sociedad dinámica, como lo es o debe ser la sociedad democrática, la función de la educación no es sólo conservar los bienes y valores tradicionales, sino promover el cambio, propiciar el progreso, que sólo se realiza por el aprovechamiento de los elementos de las creaciones anteriores para crear cosas nuevas, bienes y valores nuevos

¿Qué piensa la juventud venezolana de las cifras antes planteadas? ¿Cómo puede llamarse a sí misma una sociedad democrática cuando está convencida de que el poder no lo tienen sus ciudadanos y si el gobierno? ¿La respuesta es la protesta, aun cuando estamos, según el 85% de los venezolanos ante un Estado rico, que posee todos los recursos para resolver los problemas? Esos números son en verdad problemáticos: el Estado no debe encargarse de todos nuestros problemas puesto que no es un Dios benefactor que da cuando nos portamos bien y castiga cuando desobedecemos. ¡Cuidado con eso!

La respuesta es la protesta en tanto que ella se refiera a que el Estado resuelva los problemas que como Estado debe resolver, que por cierto, no son todos los problemas, ni todas las disyuntivas. La protesta es para exigir del Estado, o mejor dicho, de uno de sus administradores: el gobierno, acciones contundentes que en el último año hemos tenido que vivir los venezolanos y que como ciudadanos, no estamos dispuestos a seguir viviendo (inseguridad, escasez, inflación, corrupción, pobreza, devaluación). Los jóvenes estudiantes, agua cristalina límpida, como ya dije, están llamados a protestar, por supuesto que sí, con todo el derecho, con todas las consignas y con todas las energías que su juventud y frescura les otorga. Sin embargo, hay algo que en lo personal me ocupa y es el abandono sistémico de las aulas de clases, aun cuando el año lectivo está en pleno apogeo. Mi consigna es: ¡Proteste y estudie! No abandone los espacios del saber y la cultura. Un líder debe formarse, siempre formarse.

Proteste con energía y estudie con dedicación, amor y empeño. Vaya a la Asamblea Nacional a protestar, pero lea sobre la academia de Platón. Exija de Gabriela del Mar Ramírez, defensora del pueblo, acciones contundentes en materia de tortura, pero aprenda sobre las Leyes de Mendel, marche el fin de semana a la OEA para exigir pronunciamiento internacional, pero sepa de Pitágoras. Convoque concentraciones en su universidad pero lea sobre Florence Nightingale. En fin, no abandone su lucha, pero tampoco abandone la lucha contra la ignorancia y la barbarie, la misma barbarie que tanto critica del gobierno, la estará cometiendo con total alevosía si abandona su más importante esquina de libertad: la educación. Creo que así, y no estoy diciendo que sea la tarea más fácil, está el camino para fortalecer lo que llamamos democracia. Recuerde que probablemente usted la conoce solo en los libros, no en su realidad.

 Imagen

Publicado en Educación | Etiquetado , , , , , , , , , | 1 Comentario

Y otro más… Sí, sobre Venezuela

El gobierno y la oposición no se han puesto de acuerdo. El gobierno saca las tanquetas y la oposición se mantiene protestando. Muchos acontecimientos han sucedido en ese devenir y lo más grave se pone de manifiesto,  cuando mueren en protestas más de veinte personas que en la calle, reclamaban reivindicaciones legítimas para su calidad de vida.

Ante tales acontecimientos el gobierno nacional encabezado por su más conspicua figura: Nicolás Maduro Moros ha arreciado la ofensiva atacando y contra atacando a los manifestantes en distintos lugares de la geografía nacional. Todo bajo la égida del cacareado “candelita que se prende, candelita que se apaga” y algunos sectores de la oposición bajo el lema de “la salida” han resistido los embates de esta ofensiva propinada por el gobierno nacional.

Considero en este punto que nos están saliendo mal las cosas a todos. A la oposición por no encauzar bien el sentido de su protesta y al gobierno por la barbarie con que la reprime dejando saldos fatales en muchos de los casos.

¿Por qué no nos vemos? ¿Por qué, al parecer, no nos entendemos? Preguntas que vienen a mi cabeza como un vendaval cuando siempre había entendido que el venezolano, en líneas generales era unido.

El gobierno nacional, hace a mi juicio, el mayor de los daños. Es en primer lugar quien controla y administra las instituciones (las que le competen y, lamentablemente, las que no) y por lo tanto, hace un arrogante y aberrante uso de su fuerza para controlar las manifestaciones que a su juicio tienen tinte desestabilizador. Aunque ese haya sido siempre el discurso, alegan esta vez que la oposición va al todo por el todo en su derrocamiento. La oposición radical se hace, evidentemente más desafiante y la oposición moderada, hace duras críticas pero sin embargo, nada de llamar a la violencia.

Fuera de todo ese embrollo están nuestros estudiantes, límpidos y genuinos como siempre han sido caracterizados. Respetables en la sociedad, incorruptibles en sus peticiones y claros de que la violencia no es su camino. Entonces, el gobierno los jode y la oposición radical, intentando sacar rédito político de todo, también. Sin embargo, ellos saben y se han venido deslindando de la violencia y la guarimba.

Pero hay una cosa más. ¿Estamos o no en una dictadura? Yo creo que sí. Las instituciones se han volcado a defender al indefenso gobierno de los feroces y violentos estudiantes: las señoras Gabriela Ramírez y Luisa Ortega Díaz, actúan mancomunadamente en poner la violencia del lado de los estudiantes, abriendo procesos legales a jóvenes respondones, no violentos. La señora Gladys Gutiérrez ordena a los alcaldes que controlen sus municipios cuando reprimir no es parte de sus funciones constitucionales. Y así vemos como el aparataje del Estado se arrima al mingo de la ilegalidad para preservar el poder “un poco más”. El lobby internacional de los petrodólares compra algunas lealtades que conservan la fachada. El brazo armado del gobierno campa a sus anchas, amedrentando y disparando a quien les da la gana.

¿Cómo, una sociedad lucha en contra de esto? Creo qué la protesta es el camino, la protesta no violenta, la creativa, la que marcha a edificios públicos no a exigir salidas inmediatas sino por el contrario, exigir políticas inmediatas pues es este gobierno, auspiciado por el anterior, el que nos ha metido en la boca de esta quimera. Protestar diariamente, pero conservando los espacios vitales de una democracia: la educación. Nuestros jóvenes no pueden abandonar las aulas, no pueden. Nuestros liderazgos futuros deben estar llenos de formación, de cultura, de saberes, de ciencia, de valores, pues eso derrota al autoritarismo de las balas y el lenguaje de la barbarie que algunos sectores del poder enarbolan orgullosamente.

La protesta debe seguir pues es baluarte de la democracia, pero insisto desde este espacio que la educación no debe detenerse. Si es usted un estudiante y le duele la muerte de los estudiantes del último mes y también de quienes en manos del hampa, y en manos de la ineficiente salud pública venezolana, recuérdelos estudiando y formándose, pero a la vez, protestando en la calle.

SU ESPACIO NATURAL ES EL AULA DE CLASES, NO LA ABANDONE.

20140316-141245.jpg

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario